La migración de vehículos con motor de combustión interna a vehículos eléctricos que utilizan únicamente baterías como fuente de energía ya es una realidad en el mundo y cada vez más toma fuerza en Latinoamérica. Los vehículos eléctricos son una alternativa que puede contribuir a la transición hacia un futuro más sostenible. 

Al circular, los vehículos eléctricos no generan emisiones de carbono, ya que no requieren de un proceso de combustión para generar la energía requerida para el movimiento de éste. Es decir se trata de  un proceso limpio y directo debido a que la energía que se encuentra almacenada en las baterías viaja directamente a los ejes del vehículo y genera el movimiento. 

Desde Atria Energía señalan que  las empresas cada vez están buscando optimizar sus procesos productivos generando la menor contaminación posible y buscando implementar la generación de energía renovable disminuyendo aún más su huella de carbono generada. A nivel mundial, el sector transporte es uno de los más intensivos en la utilización de energía, demandando el 28% de la energía total generada.

Sin embargo, estos últimos años se ha venido avecinando una solución para poder disminuir nuestra huella de carbono en el mundo que viene siendo impulsada por muchos países con distintos incentivos, es decir, existe una luz al final de este camino que se estaba tornando cada vez más oscuro: la electromovilidad.  

  ¿Cuáles son sus beneficios? 

El primero de estos beneficios es la  recarga de las baterías. El proceso de carga es bastante simple y no requiere el tener que ir a una subestación para poder circular. Para el caso de los autos eléctricos, estos se recargan de la misma manera en la que cargas tu celular, es decir, podrías cargarlo en tu oficina o hasta en el estacionamiento vehicular de tu hogar. 

No obstante, se deben tomar precauciones tanto con el enchufe como con todo el sistema de cableado que se utilizará para recargar el automóvil para evitar problemas eléctricos como cortocircuitos. ¿El problema?  La cantidad de electrolineras no es masiva en Latinoamérica, ni siquiera en Chile y  México que llevan una importante delantera en la materia.

Otro tema importante sobre la electromovilidad son los ahorros que te generan tanto por el consumo de combustible como por los mantenimientos a lo largo de su vida útil. Desde Atria Energia señalan que  por un lado, los vehículos de combustión generan un rendimiento promedio de 30 kilómetros por galón de gasolina. En comparación a los vehículos eléctricos, estos generan un rendimiento de 5 kilómetros por kilowatt hora.

Por otro lado, al tener una menor complejidad en el motor de un vehículo eléctrico debido a la menor cantidad de piezas que requiere para su funcionamiento, los costos de mantenimiento son menores que los del vehículo a combustión. 

Se trata de grandes avances y que  ya son una realidad en el mundo, pero que no han penetrado con fuerzas en nuestros países y por temas de costos. Por ejemplo el alto costo de las baterías que se requieren en este tipo de vehículos. Generalmente utilizan baterías de litio ferrofosfato para el almacenamiento de energía. 

El costo de estas baterías representa aproximadamente el 40% del costo total del vehículo, lo que lo hace hasta un 35% más caro que un vehículo de combustión. Además, para recargar los vehículos eléctricos se requieren de largos periodos de tiempo (entre 5 y 8 horas dependiendo de la capacidad de la batería) en caso se utilicen las instalaciones de tu hogar u oficinas. Otra opción son las electrolineras que tarda entre 20 minutos y 1.5 horas.

Team CamionGo

Escrito por Team CamionGo

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos los últimos post de interés