Los desafíos siempre están presentes en cualquier orden de cosa. En este caso daremos cuenta de un desafío logístico que actualmente enfrenta la cadena de suministro, la "última milla". Una de sus principales características y que la diferencia de otros tramos del transporte es la entrega a domicilio. Se trata de ese contacto entre el proveedor y el consumidor.

 Y este punto es importante porque en todo momento se deben evitar los daños al producto del cliente. A eso debe considerarse que la persona que entrega la mercancía es representante no solo de la empresa para la que e desempeña, sino de todas las empresas que han contribuido a lo largo de la cadena de suministro para que ese producto llegue hasta su hogar.

 Aquello se complica más aún cuando el producto ni si quiera llega a destino o ha sufrido una serie de retrasos. Estas situaciones han sido notorias en el 2020 producto del explosivo aumento del e-commerce a nivel mundial y que lamentablemente aún persisten. Es decir hubo un aumento explosivo, pero que ya venía registrándose a nivel mundial desde por lo menos unos cinco años.

 Las entregas de empresa a consumidor se han expandido mucho más allá de lo que tradicionalmente se limitaba a bienes pesados ​​y artículos de alto valor. En la actualidad, la "última milla" está poblada por una gran variedad de proveedores, y los aparatos electrónicos y la ropa constituyen casi la mitad de las ventas del comercio electrónico en Estados Unidos. Con el paso de los años, la percepción de lo que es la "última milla" se ha ampliado. Para muchos, lo que sucede antes de la entrega de un producto sin duda es parte de la “última milla”. Es decir, no puede suscribirse a la entrega específica de un producto en la puerta de una casa. La demanda aumentó y se mantendrá en el tiempo. Difícilmente haya un retroceso y por ello el desafío para las empresas es enorme. 

Por esas razones, se deben encontrar soluciones para satisfacer lo que por un lado será una mayor expectativa del público y por el otro el cumplimiento de dicha expectativas por parte de las empresas de comercio electrónico y última milla. Muchas de esa soluciones pasan por la tecnología y un buen servicio. Por ejemplo en CamiónGO buscamos democratizar la tecnología en el transporte. La idea es que a ningún operador de transporte, sea pequeño o grande, le falte tecnología para hacer más eficiente su operación que, además, es tan importante y necesaria para la última milla.

La innovadora modalidad de negocio de CamiónGO, le permitirá a los operadores tener la menor tarifa de mercado; la mejor tecnología para su operación y, además, ajustado a su flujo actual de servicios, dándole nuevas alternativas para sostener su negocio y acompañándolos en su crecimiento. Un servicio de última milla que viene a reforzar la potente tarea que viene desarrollando la empresa al gestionar de manera eficiente y desde una sola plataforma el transporte de carga terrestre de sus usuarios.  

Las empresas de transportes pueden reinventarse y por ejemplo cubrir una necesidad de alta demanda actual como la "última milla". Perfectamente puedes transformar tu empresa y entregar dicho servicio, por medio de los servicios de CamiónGO. ¿Conversemos?

Team CamionGo

Escrito por Team CamionGo

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos los últimos post de interés